domingo, noviembre 05, 2006

Entrevista con Antonio Banderas

Antonio Banderas nos recibe en su casa de Miami. Está contento. Acaban de ofrecerle el papel de Sayid, el soldado irakí, en la adaptación teatral de “Lost”.
—Representamos una obra diferente cada semana. Transcribimos cada episodio después de su emisión, hacemos fotocopias y al día siguiente cada uno ya se ha aprendido su papel. Mucha gente prefiere pagar cincuenta dólares por ver la serie en el teatro, aunque no haya efectos especiales y no consigamos memorizar bien los diálogos. Pero la cercanía, la magia… Es un proyecto ganador.
—Pero de momento el volumen de espectadores no es muy elevado…
—Bueno, para combatir eso estamos empleando una estrategia de marketing agresiva: todas las tardes colgamos el cartel de “no hay billetes” aunque sólo se hayan vendido dos entradas. Cuando la gente pasa delante del teatro ve el cartel y piensa: “Hey, se han agotado los billetes, debe tratarse de una obra sensacional, ¡vamos a comprar una entrada!”.
Banderas termina de liarse un porro del tamaño de una zanahoria. Me anima a probarlo.
—Es de Marruecos. Suelo viajar allí dos o tres veces al mes para traer polen. Qué pensabas, ¿que este culo sólo servía para menearlo encima de Victoria Abril?
Le comento que además de seguir su actividad teatral le hemos visto en los medios promocionando un perfume. Su expresión se tuerce.
—¿Sabes por qué no se vende mi colonia? Porque huele a pis de vieja. ¡Te lo juro!
—Usted dijo que había escogido el perfume personalmente…
—Bueno, sí. Fue un arrebato. Me llevaron un día al laboratorio y se pasaron toda la mañana enseñándome muestras: aromas cítricos, frutales…No sé, estaba ya un poco aburrido de todo aquello. Entonces una señora mayor que había sentada al fondo de la sala pidió permiso para ir a orinar y entonces… ¡bam! Se me encendió la bombilla: por qué aferrarnos a aquellos olores tradicionales, por qué no ser ambiciosos y poner patas arriba el mundo de la perfumería. No funcionó. Supongo que la gente todavía no está preparada.
—Usted ha destacado por su compromiso en muchas ocasiones. ¿Cree que el apoyo de figuras públicas a causas humanitarias es realmente útil?
—No sirve para nada. Que vaya un domingo a hacerme fotos con unos mongolitos no les va a hacer más listos. Al día siguiente se les va a caer la baba igual. El mundo es una mierda y no podemos hacer nada para remediarlo. Por eso no tengo hijos.
—Pero usted tiene una hija con Melanie Griffith, Estela del Carmen…
—No es mía. ¿Tú la has visto? ¡Pero si es completamente rubia, por el amor de Dios!
—¿Cómo le gustaría retirarse?
—No me retiraré mientras la gente quiera seguir viendo mi culo en una pantalla. Y tengo la esperanza de que eso no suceda nunca.
—¿Le gustaría morir encima del escenario?
—Te voy a contar un secreto: hace unos meses sufrí un ataque de apendicitis y mi mujer se empeñó en llevarme al hospital, pero yo insistí en que me llevara al teatro. Me arrastré hasta el patio de butacas y me pasé varias horas allí tirado con unos dolores horribles, aunque debo reconocer que a ratos me reía porque estaban representando una obra de Tricicle. Menos mal que al final sólo eran gases. Claro que quiero morir encima del escenario. Y si es mañana, mejor

20 comentarios:

Jorge dijo...

Sólo con el primer párrafo ya bastaba, qué cabrón.

Anónimo dijo...

Muy bueno, me ha gustado mucho todo lo que ha dicho sobre su culo ^^

(¿alguien ha probado el perfume de antonio banderas?)

Vigalounge dijo...

Odio estas parejas que están siempre reclamando atención.

Dios dijo...

Lo que más me preocupa es que siendo sinceros, esta entrevista es más cierta que la luz (a nivel interno, claro está).
Ay, antoñito...

niña dijo...

podría tener orgasmos con ese cerebro suyo...

Piternorz dijo...

¿Es una entrevista real a Antonio Banderas?

ruvias intelijentes dijo...

se nota que hes beridica.

quiquecu dijo...

Una entrevista buenisima.

Anónimo dijo...

Quiero conocer a NIÑA.

Alberto 2

Anónimo dijo...

Alberto ahora por diferido te digo que tu post antológico sigue siendo EL HUNDIMIENTO.
“Escoger una actriz con síndrome de Down para el personaje de Eva Braun estaba relacionado, más que con la rima, con la certeza de que en un rodaje como éste íbamos a encontrar cientos de obstáculos[...]"
Cuando superes esto, estaremos hablando del superhombre. Ahí te quiero ver.
Cristina

Alberto González dijo...

No me toque los cojones, Cristina, que hay gente aquí jadeando con mi prosa

KORBA dijo...

Era EXIT o SLAPSTICK?

xy dijo...

Fuera máscaras, NO a los comentarios ingeniosos:

JAJAJAJAJAJAJAJAJA

el usuario antónimo dijo...

He visto una fotografía donde una niña de siete años le chupa la polla a un cabrón de unos cuarenta y cinco. La niña tiene el torso desnudo y lleva bajada hasta las rodillas unas mallas de rayas anchas en colores rojo y blanco. El cabrón tenía puesto un gorro de Santa Claus. La foto estaba tomada desde un lateral con ellos de perfil. Si recortasemos esa silueta, la oscureciéramos hasta hacerla opaca, la imprimiésemos en 5 x 5 metros y la colocáramos en el suelo de la nueva Linea 3 del metro, se parecería, si bien sólo un poco, a la conclusión de esta entrevista.

cochi pierde dijo...

Maricón, estás en plena forma otra vez. Hasta me vuelves a mandar mensajes a altas horas de la madrugada. Es lo que tiene...

Alberto González dijo...

Es exactamente lo que tiene

Lupo dijo...

El puto amo, que cabron xD

Anónimo dijo...

hola antopniote amo un montón quiero compartir orgasmos contigo al 100% te QUIERO!

Anónimo dijo...

puto anonio te odio asqueroso!

Jorge Ramiro dijo...

Siempre me ha gustado mucho el cine y por eso esta bueno tener la posibilidad de ver distintas películas y compartir esta gran pasion. Recuerdo que una vez en unos vuelos baratos a nueva york pude ver a el mencionado actor, pero obviamente el se encontraba en la primera clase